Los días de agosto.

 

Mañana inevitable.

Aciago.

Presagio

de los sueños rotos.

Agosto me maldice

con la agonía

de tu silencio.

 

(Lluvias de agosto

arrastrando

rumores de muerte)

 

Escenario absurdo.

Ciudad.

Sepulcro

de mis horas tiernas.

Agosto petrifica

el recuerdo

de tu ausencia.

 

(Tardes de agosto

cantando

miserias antiguas)

 

 

Tiempo estropeado.

Minutos.

Mercenarios

de mis alegrías.

Agosto enciende

el perfume

de tu despedida.

 

Todos los días son agosto,

en la triste infinidad

de tu silla vacía.

 

(Karim Arredondo, febrero, 2019)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir