Distorsiones del 43

 

Uno a uno recorrí los opacos fragmentos
bellos vestigios de tu alma dispersa,
convoque un cenit argento de luna inmensa
y miré de frente tus mil rostros encubiertos.

 

Intoxicada noche de humedad y silencios,
beso insolente que descifra tu nombre,
seda indiscreta desgarrada en la cumbre,
cáliz sagrado derramando misterios.

 

Los muros encienden el día de tu memoria,
mi mano deambula sobre la vía profética
pero vedada, tu ciudad sigue hermética
y espectros oscuros pronuncian tu historia.

 

Amante pagano de tu cuerpo hechizado,
condenado en la sal de tus sortilegios,
cabalgo tus fantasmas, sin privilegio,
extranjero eterno, de tu corazón apartado.

 

Autor: Karim Arredondo
Fecha: 30/05/2018

 

Compartir