¿Es posible no enamorarse de Katharine Hepburn una vez descubierto su paso a través de instantes detenidos en la magia del celuloide? La belleza de esta eterna diva de Hollywood tiene algo que sobrepasa la pantalla, el significado de una era de glamour contenido en su figura, la mirada que evoca una burlona provocación o el desinterés absoluto hacia lo que no es espléndido y por lo tanto antinatural a la esencia de una estrella de la historia cinematográfica.Katharine Hepburn
Tal vez le bastaba la hermosura para cautivar, sin embargo las crónicas de la época relatan que tuvo personalidad de sobra, en un tiempo donde por ser mujer ya era difícil ser persona; y ante estos atributos sobresalen por mucho el oficio y el talento de una actriz demostrado en más de una treintena de películas y obras de teatro. La máxima ganadora de Oscares en la historia (4 en total, que nunca recogió), pero superando las estatuillas, los elogios y los premios queda el acervo invaluable de sus filmes, donde la actuación se eleva a categoría de arte, y la Hepburn construye un mito fundamental para comprender universos y décadas distantes, que a nosotros cinéfilos admiradores de nuevos siglos sólo nos queda contemplar con la nostalgia de un sueño lejano.
Aquí cinco ejemplos de la calidad actoral de Katharine Hepburn (únicamente cinco de toda una filmografía recomendable)

Linda Seton (Película: Holiday, 1938)

Katharine Hepburn como Linda Seton

Bajo el sello de Columbia Pictures, con la dirección de George Cukor y la compañía de un muy entusiasta Cary Grant; Katharine Hepburn interpreta en esta comedia a la elegante y rebelde Linda Seton quien “abrumada” por el vacío y el comportamiento que implica su alto status social, se encuentra de pronto inmersa en un interesante y hasta cierto punto escandaloso triángulo amoroso, además de toparse con la oportunidad de vivir la vida de aventura que siempre ha deseado.
Inteligente película, que crítica esa rutina diaria de acumular cosas y vivir poco; y muestra que muy a su manera los ricos también sufren y son banales.

Tracy Samantha Lord (Película: The Philadelphia Story, 1940)

Katharine Hepburn en The Philadelphia Story

Sin duda el papel que la devuelve a la cumbre del éxito en la meca del cine que tanto la había enjuiciado y que después de esta actuación le perdonaría todo. El personaje luce tan natural en Hepburn ya que Tracy Lord tiene tanto de Katharine: bellas, inteligentes y sofisticadas, con un refinado sentido del humor que nos mantiene entretenidos durante todo el filme.

El reparto, las actuaciones, el desenlace y un Oscar para James Stewart hacen además de The Philadelphia Story una película imprescindible.

Tess Harding (Película: Woman of the year, 1942)

Katharine Hepburn como Tess Harding

Katharine Hepburn nunca se consideró un símbolo sexual dentro ni fuera de la pantalla, pero Tess Harding contradice tal pensamiento ya que además de hermosa, culta e inteligente es sutilmente sexy. Esta es la primera de nueve películas que Kate protagonizaría al lado de Spencer Tracy, y ambos están divertidísimos y creíbles en esta comedia de sexos cuyo subtexto conlleva una crítica a la mujer feminista y emancipada de los años 40’s y en la que Hepburn está tan radiante que se le perdona hasta no saber usar una cafetera.

 

Violet Venable (Película: Suddenly, last summer, 1960)

Katharine Hepburn como Violet Venable

Acompañada por Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, Katharine Hepburn lleva a la pantalla su versión de Violet Venable, una excéntrica madre, obsesionada con ocultar los siniestros y enfermos detalles sobre la muerte de su único hijo, para lo cual será capaz de patrocinar una lobotomía practicada sobre el cerebro de su sobrina, única testigo del misterioso deceso. Todo el elenco, incluyendo por supuesto a Hepburn, está a la altura del estupendo texto escrito por Tennessee Williams y adaptado por Gore Vidal, donde hay alusiones a la locura, el incesto y el canibalismo; manías que siempre persiguieron al gran dramaturgo estadounidense.

Eleonor de Aquitania (Película: The Lion in Winter, 1968)

Katharine Hepburn es Leonor de Aquitania

Katharine demuestra claramente que también está hecha para representar los clásicos. El duelo de actuación que tiene con Peter O´Toole es sencillamente magnifico, con diálogos extensos e inteligentes y un agudo sentido del humor que alcanza la más deliciosa de las ironías. Katharine Hepburn conduce a Eleonor de Aquitania desde la maldad pura al el profundo sufrimiento, sin pasar por alto la exacta dosis de burla y confabulación con la que el guionista quiso retratar a la mujer más importante de la Edad Media y que daría a Katharine un más que merecido tercer Oscar.

Compartir